Jacques Tixier (1929-2018)

Conocí a Tixier en 1999 gracias a una traducción mal hecha en su libro Technologie de la pierre taillée, donde el colega español que hizo el glosario español-francés había patinado en varios términos y Nati Fuertes y yo se lo comentamos, ya que estábamos de estancia en la MAE de Nanterre X, a una de las coautoras (M-L. Inizan). Unos días después coincidimos en el ascensor con ella y nos dijo que el prof. Tixier estaba muy preocupado por esas erratas. No le dimos importancia. Dos horas después, el profesor Tixier se acercaba a mi mesa donde veía material experimental para pedirme disculpas por ese error y las confusiones que podrían crear.

Este hecho marca la personalidad de Tixier, preocupado por los jóvenes investigadores y por la enseñanza de la tecnología. Nos vimos un par de veces o tres allí y siempre se quedaba un rato con nosotros hablando y dando ánimos para nuestras incipientes tesis. Nunca vimos una piedra juntos, pero sí le preguntamos sobre teoría y nos reímos mucho con muchas de sus anécdotas.

Volvimos a coincidir dos o tres veces más en congresos y reuniones donde siempre aportaba en positivo y liaba alguna que otra gamberrada.

Sin embargo, Tixier no es un autor demasiado conocido y lamentablemente olvidado por las nuevas generaciones de estudiosos de la tecnología, incluso de algunos de la mía. Fue el padre de la tecnología lítica paleolítica tal y como la conocemos hoy. Siguiendo la escuela paletnológica de Leroi-Gourhan, Tixier exprimió el análisis de las industrias líticas para saber de los humanos que se encontraban detrás de ellas. Además fue un docente entusiasta y así lo reflejan sus textos más conocidos, que son todos manuales o reuniones de trabajo de tecnología donde compartía experiencias con grandes talladores del otro lado del atlántico como Crabtree. Grandes investigadores como Boëda, Pelegrin, Le Brun o J-G. Bordes son discípulos suyos directos y muchos de los que nos dedicamos a la tecnología estamos influenciados por sus trabajos y manera de interpretar la industria lítica nos hayamos formado donde nos hayamos formado.

Tixier fue creador y director del “laboratorio de Prehistoria del Maghreb” en 1962 y el laboratorio Prehistoria y Tecnología en el CNRS en Francia en 1980 y excavado en yacimientos del norte de África, especialmente en Argelia, en Líbano (Ksar Akil), Francia u Omán, entre otros lugares.

Especialmente influyentes hoy día son sus trabajos sobre los hendedores, cuya clasificación es la empleada; su Typologie de l’Épipaléolithique du Maghreb (1963), las fichas de tipología africana durante los sesenta, su tesis de estado Méthode pour l’étude des outillages lithiques de 1978 (reeditada en 2012), la Préhistoire de la Pierre taillée (tome I) en 1980, Préhistoire de la Pierre taillée (tome II): Économie du débitage laminaire en 1984 o la ya citada Technologie de la Pierre taillée de 1995, con versión en inglés y disponibles online.

Tixier en acción:

http://videotheque.cnrs.fr/doc=718

 

 

Microlitos, manos, Neandertales y cultura material.

Patiño y colegas han publicado en Journal of Anthropological Sciences (1) un interesante trabajo en el que concluyen que los Neandertales tuvieron ciertos problemas para realizar microlitos por su baja efectividad biomecánica manual para trabajos muy detallados. Sus manos, relativamente pequeñas, proyectan un área muy pequeña a la que transmitir las fuerzas necesarias a la hora de realizar microlitos.

Antes de comentar los resultados y las implicaciones de este estudio debemos pararnos y reflexionar sobre el propio concepto de microlito. Habitualmente se interpretan como microlitos aquellas piezas obtenidas a partir de métodos laminares, retocado con retoque abrupto, con forma geométrica, estandarizadas y muy abundantes en algunos yacimientos. Estas piezas, generalmente irían enmangadas en útiles compuestos destinados a actividades cinegéticas. Esta definición, resumida por Kuhn y Elston es la más habitual para definir a algunas industrias del Pleistoceno Superior. Sin embargo, el microlitismo también tiene un sentido más amplio basado en la producción y utilización de piezas de pequeño tamaño, no necesariamente convertidas en piezas geométricas.

Los autores del trabajo han replicado microlitos geométricos como los empleados en algunos tecnocomplejos del final del Paleolítico en Europa. Veamos qué información nos aporta la cultura material realizada por los neandertales.

Desde esta perspectiva, la producción de soportes laminares de relativo pequeño tamaño está atestiguada en el registro arqueológico europeo desde el MIS 6 en Francia (hace unos 180-130 Ka BP) (3) en numerosos yacimientos y, en los momentos finales del Paleolítico Medio, también se constatan piezas microlaminares en algunos yacimientos del suroeste de Francia y el norte de la Península Ibérica como Combe Grenal 16 o El Castillo 21 (4, 5).

Por otro lado, la producción de soportes no laminares de pequeño tamaño (menor de 2-3 cm) está atestiguado en numerosos yacimientos atribuidos a los neandertales. Los trabajos de Joseba Ríos en yacimientos como Axlor, Amalda, Peña Miel o el Abrigo de la Quebrada, por ejemplo, así lo certifican (6). En mi experiencia también puedo comentar que en yacimientos como El Castillo en Cantabria o La Carihuela en Granada, los soportes de este tamaño son abundantes. Debo recalcar que no se trata de restos de talla, sino de soportes característicos de métodos de talla estandarizados como son discoides y los Levallois, con núcleos de menos de tres centímetros de dimensión máxima.

Nos quedaría el retoque abrupto que caracteriza los microlíticos. Este tipo de retoque, que genera un plano de unos 90º en relación con la cara bulbar de la pieza, no solo es el retoque empleado para realizar microlitos, sino también para todas las piezas de dorso, da igual el tamaño que sea. Por ello, si echamos un vistazo al registro arqueológico observamos que los neandertales realizaron retoques similares al que se realiza en los microlitos, incluso en piezas con el mismo espesor que en las replicadas en el trabajo que discutimos; este es el caso de los niveles chatelperronienses de Quinçay en Francia, donde los neandertales retocaron hojitas y puntas de chatelperrón, algunas del tamaño de microlitos (7).

Por tanto, no parece que el registro arqueológico apoye la premisa de este trabajo. Sin embargo, los autores conocen perfectamente esta evidencia que yo solo he apuntado (para otras visiones ver Arkeobasque, 8). Por eso aseguran en el texto que las diferencias en la biomecánica no impediría que los neandertales hiciesen microlitos, solo les dificultaría la tarea.

Entonces, ¿por qué los neandertales no hicieron microlitos? Pues creo que la respuesta no es biomecánica sino cultural: por la misma razón por la que en muchos tecnocomplejos realizados por Homo sapiens no aparecen. Creo que es plausible pensar que por cuestiones culturales. Los neandertales solucionaban de otra manera el mismo problema que nosotros resolvimos con microlitos.

Referencias:

1 – Patiño, F. Y., Luque, M., Terradillos-Bernal, M., Martín-Loeches, M. 2017. Biomechanics of microliths manufacture: a preliminary approach to Neanderthal’s motor constrains in the frame of embodied cognition. Journal of Anthropological Sciences 95: 1-16.

2 – Kuhn, S. L.; Elston, R. G. 2002. Introduction Thinking Small Globally. En Elston y Kuhn (eds.): Thinking Small: Global Perspectives on Microlithization. Archeological Papers of the American Anthropological Association Number 12, pp. 1-7.

3 – Locht, J-L., Hérisson, D., Goval, E., Cliquet, D., Huet, B., Coutard, S., Antoine, P., Feray, Ph. 2016. Timescales, space and culture during the Middle Palaeolithic in northwestern France. Quaternary International 411: 129-148.

4 – Faivre, J-Ph., Discamps, E., Gravina, B., Turq, A., Guadelli, J-L. Lenoir. M. 2014. The contribution of lithic production systems to the interpretation of Mousterian industrial variability in south-western France: The example of Combe-Grenal (Dordogne, France). Quaternary International 350: 227-240.

5 – Maíllo-Fernández, J. M., Cabrera-Valdés, V., Bernaldo de Quirós, F. 2004. Le débitage lamellaire dans le Moustérien final de Cantabrie (Espagne) : le cas de El Castillo et Cueva Morin. L’Anthropologie 108: 367-393.

6 – Rios-Garaizar, J., Eixea, A., Villaverde, V. 2015. Ramification of lithic production and the search of small tools in Iberian Peninsula Middle Paleolithic. Quaternary International 361: 113-130.

7 – Roussel, M., Soressi, M., Hublin, J-J. 2016. The Châtelperronian conundrum: Blade and bladelet lithic technologies from Quinçay, France. Journal of Human Evolution 95: 13-32.

8 – Ríos-Garaizar, J. https://arkeobasque.wordpress.com/2017/06/07/las-manos-del-neandertal-limitaban-sus-trabajos-artesanales/

Métodos Levallois II: los esquemas recurrentes.

Ya comentamos en el anterior post dedicado al mundo Levallois que no era una técnica, sino un tipo de métodos y éste se puede dividir en dos grandes grupos: preferenciales/lineales o recurrentes. Los primeros son aquellos desde los que se obtiene una lasca por superficie preparada (le dedicaremos más atención en otro momento). Los segundos, por su parte, son aquellos en los que se obtienen varias lascas por superficie preparada (figura 1).

Figura 1: En los esquemas podemos ver un núcleo preferencial y otro recurrente. En el primero (a) podemos ver cómo se obtiene una sola lasca por superficie preparada y como es necesario volver a preparar dicha superficie para obtener una segunda (b). En el segundo, el método recurrente, se obtienen varias lascas por superficie preparada (c), en este caso tres antes de volver a preparar la superficie (d) (2).

Figura 1: En los esquemas podemos ver un núcleo preferencial y otro recurrente. En el primero (a) podemos ver cómo se obtiene una sola lasca por superficie preparada y como es necesario volver a preparar dicha superficie para obtener una segunda (b). En el segundo, el método recurrente, se obtienen varias lascas por superficie preparada (c), en este caso tres antes de volver a preparar la superficie (d) (2).

Los recurrentes pueden dividirse en varios esquemas: unipolares, bipolares y centrípetos.

Los condicionamientos básicos de partida son los esenciales de los parámetros Levallois: a) volumen del núcleo configurado por dos superficies asimétricas y secantes; b) ambas superficies son jerarquizadas: una es plano de percusión y la otra de lascado; c) el plano de lascado debe presentar un serie de convexidades laterales y distales con respecto al punto de impacto (de donde se va a tallar la lasca Levallois); d) el plano de fractura ha de ser paralelo o subparalelo a la línea de intersección entre ambos planos (lascado y percusión) y e) la técnica empleada ha de ser la percusión directa a mano alzada con percutor duro (1, 2).

Con estos parámetros resueltos, el empleo de un tipo de método u otro resulta de la preparación del núcleo (2) (figura 2):

– Levallois recurrente unipolar: la preparación se realiza para explotar el núcleo desde un plano de percusión.

– Levallois recurrente bipolar: la preparación se realiza para explotar el núcleo desde dos planos de percusión opuestos.

– Levallois recurrente centrípeto: la preparación se realiza para explotar el núcleo desde todo el perímetro del mismo.

Figura 2: Esquema de trabajo de los métodos Levallois recurrentes unipolares, bipolares y recurrentes. Cada casilla marca una repreparación de la superficie de explotación del núcleo. Constatar que en el Levallois recurrente centrípeto, esta repreparación no existe per se, ya que la extracción de las lascas autoentretienen las convexidades. Las extracciones están numeradas (2).

Figura 2: Esquema de trabajo de los métodos Levallois recurrentes unipolares, bipolares y recurrentes. Cada casilla marca una repreparación de la superficie de explotación del núcleo. Constatar que en el Levallois recurrente centrípeto, esta repreparación no existe per se, ya que la extracción de las lascas autoentretienen las convexidades. Las extracciones están numeradas (2).

Durante la Semana de la Ciencia de 2016 grabamos en la UNED un vídeo tallando un núcleo recurrente (el audio no es muy bueno):

Créditos del vídeo: CEMAV-UNED

Créditos de la figura: (2)

Referencias:

1 – Boëda, E. 1994. Le concept Levallois: variabilité des méthodes. CNRS editions. Monographie du CRA 9, 280 p.

2 – Boëda E., Geneste, J-M., Meignen. L. 1990. Identification de chaînes opératoires lithiques du Paléolithique ancien et moyen. Paléo 2: 43-80.

Capuchinos: romper piedra, lamer piedra.

La revista Nature acaba de publicar un trabajo, cuyos resultados ya se presentaron en el pasado congreso de la ESHE celebrado en Alcalá de Henares, en el que se presentan una serie de piezas líticas “talladas” por capuchinos del Amazonas brasileño. (1)

Estos capuchinos rompen las piedras de un conglomerado para lamer las facetas rotas de las piedras, posiblemente para obtener algún tipo de nutriente o sales. Esto provoca una serie de residuos que, desde un punto de vista objetivo, son lascas, núcleos y percutores, por lo que los autores llaman la atención sobre si es correcta la interpretación de las primeras industrias africanas.

El uso de piedras por parte de algunos simios es conocida desde hace décadas, generalmente como yunques y percutores para romper frutos con cáscara. Tampoco es nueva la atención sobre que los restos de estas piezas líticas deben ser tenidas en cuenta a la hora de interpretar las primeras industrias, como bien apuntó Julio Mercader hace casi tres lustros (2). Entonces, ¿qué tiene de novedad este trabajo? Sin duda, la intencionalidad de fracturar las rocas. Para ello, estos capuchinos necesitan conocer, someramente los principios básicos de la fractura concoidea.

¿Pueden estas lascas y núcleos confundirse con las primeras industrias líticas del este de África? Si observamos los “núcleos” que generan los capuchinos, no parece que esto pueda ocurrir fácilmente, ya que los esquemas de talla durante el Olduvayense suelen ser más complejos y definidos y su estudio está basado en una mayor tradición investigadora y una contextualización compleja, como comenta Helène Roche (3). Ella también hace hincapié en la importancia de estos datos para interpretar las primeras industrias en América, no en África.

Las piezas que generan los capuchinos, por último, son piezas de fortuna, no son buscadas, no se utilizan una vez talladas como harían los homínidos, sino que son los residuos de la acción de romper piedras para lamerlas. No se entiende, por tanto, el propio título del trabajo, como bien me ha apuntado algún colega, ya que la intencionalidad de éstos es lamer las facetas de la roca fracturada, no usar las lascas talladas.

Recapitulando, las conclusiones aquí presentadas son un nuevo toque de atención, una variable más, para interpretar las industrias líticas, a la vez que nos muestra un nuevo comportamiento etológico. Como asevera Roche (3): “what early hominins and capuchins are doing to the stones is a goal-oriented action, but not with the same intention”.

Referencias:

  1. Proffitt, T., Luncz, L. V., Falótico, F., Ottoni, E. B., de la Torre, I., Michael Haslam. 2016. Wild monkeys flake stone tools. Nature doi:10.1038/nature20112
  1. Mercader, J., Panger, M., Boesch, C. 2002. Excavation of a chimpanzee stone tool site in the African rainforest. Science 296, 1452–1455.
  1. Roche, H. 2016. Stones that could cause ripples. Nature. doi:10.1038/nature19484

 

Métodos Levallois I: nociones básicas

Los métodos Levallois, que no técnica Levallois, son unos esquemas operativos de talla lítica que fueron característicos del Paleolítico Medio euroasiático y la Middle Stone Age en África. Lo realizaron simultáneamente Homo sapiens en África y Homo neanderthalensis en Europa (sobre su origen ya hablaremos) y es, sin duda, objeto de pesadillas para muchos estudiantes.

En el siguiente vídeo se enumeran, de manera general, las características básicas de estos métodos.

El vídeo original, realizado por la UNED para la 2 de TVE puede verse completo en este enlace: https://canal.uned.es/mmobj/index/id/47102

Créditos: UNED