Microlitos, manos, Neandertales y cultura material.

Patiño y colegas han publicado en Journal of Anthropological Sciences (1) un interesante trabajo en el que concluyen que los Neandertales tuvieron ciertos problemas para realizar microlitos por su baja efectividad biomecánica manual para trabajos muy detallados. Sus manos, relativamente pequeñas, proyectan un área muy pequeña a la que transmitir las fuerzas necesarias a la hora de realizar microlitos.

Antes de comentar los resultados y las implicaciones de este estudio debemos pararnos y reflexionar sobre el propio concepto de microlito. Habitualmente se interpretan como microlitos aquellas piezas obtenidas a partir de métodos laminares, retocado con retoque abrupto, con forma geométrica, estandarizadas y muy abundantes en algunos yacimientos. Estas piezas, generalmente irían enmangadas en útiles compuestos destinados a actividades cinegéticas. Esta definición, resumida por Kuhn y Elston es la más habitual para definir a algunas industrias del Pleistoceno Superior. Sin embargo, el microlitismo también tiene un sentido más amplio basado en la producción y utilización de piezas de pequeño tamaño, no necesariamente convertidas en piezas geométricas.

Los autores del trabajo han replicado microlitos geométricos como los empleados en algunos tecnocomplejos del final del Paleolítico en Europa. Veamos qué información nos aporta la cultura material realizada por los neandertales.

Desde esta perspectiva, la producción de soportes laminares de relativo pequeño tamaño está atestiguada en el registro arqueológico europeo desde el MIS 6 en Francia (hace unos 180-130 Ka BP) (3) en numerosos yacimientos y, en los momentos finales del Paleolítico Medio, también se constatan piezas microlaminares en algunos yacimientos del suroeste de Francia y el norte de la Península Ibérica como Combe Grenal 16 o El Castillo 21 (4, 5).

Por otro lado, la producción de soportes no laminares de pequeño tamaño (menor de 2-3 cm) está atestiguado en numerosos yacimientos atribuidos a los neandertales. Los trabajos de Joseba Ríos en yacimientos como Axlor, Amalda, Peña Miel o el Abrigo de la Quebrada, por ejemplo, así lo certifican (6). En mi experiencia también puedo comentar que en yacimientos como El Castillo en Cantabria o La Carihuela en Granada, los soportes de este tamaño son abundantes. Debo recalcar que no se trata de restos de talla, sino de soportes característicos de métodos de talla estandarizados como son discoides y los Levallois, con núcleos de menos de tres centímetros de dimensión máxima.

Nos quedaría el retoque abrupto que caracteriza los microlíticos. Este tipo de retoque, que genera un plano de unos 90º en relación con la cara bulbar de la pieza, no solo es el retoque empleado para realizar microlitos, sino también para todas las piezas de dorso, da igual el tamaño que sea. Por ello, si echamos un vistazo al registro arqueológico observamos que los neandertales realizaron retoques similares al que se realiza en los microlitos, incluso en piezas con el mismo espesor que en las replicadas en el trabajo que discutimos; este es el caso de los niveles chatelperronienses de Quinçay en Francia, donde los neandertales retocaron hojitas y puntas de chatelperrón, algunas del tamaño de microlitos (7).

Por tanto, no parece que el registro arqueológico apoye la premisa de este trabajo. Sin embargo, los autores conocen perfectamente esta evidencia que yo solo he apuntado (para otras visiones ver Arkeobasque, 8). Por eso aseguran en el texto que las diferencias en la biomecánica no impediría que los neandertales hiciesen microlitos, solo les dificultaría la tarea.

Entonces, ¿por qué los neandertales no hicieron microlitos? Pues creo que la respuesta no es biomecánica sino cultural: por la misma razón por la que en muchos tecnocomplejos realizados por Homo sapiens no aparecen. Creo que es plausible pensar que por cuestiones culturales. Los neandertales solucionaban de otra manera el mismo problema que nosotros resolvimos con microlitos.

Referencias:

1 – Patiño, F. Y., Luque, M., Terradillos-Bernal, M., Martín-Loeches, M. 2017. Biomechanics of microliths manufacture: a preliminary approach to Neanderthal’s motor constrains in the frame of embodied cognition. Journal of Anthropological Sciences 95: 1-16.

2 – Kuhn, S. L.; Elston, R. G. 2002. Introduction Thinking Small Globally. En Elston y Kuhn (eds.): Thinking Small: Global Perspectives on Microlithization. Archeological Papers of the American Anthropological Association Number 12, pp. 1-7.

3 – Locht, J-L., Hérisson, D., Goval, E., Cliquet, D., Huet, B., Coutard, S., Antoine, P., Feray, Ph. 2016. Timescales, space and culture during the Middle Palaeolithic in northwestern France. Quaternary International 411: 129-148.

4 – Faivre, J-Ph., Discamps, E., Gravina, B., Turq, A., Guadelli, J-L. Lenoir. M. 2014. The contribution of lithic production systems to the interpretation of Mousterian industrial variability in south-western France: The example of Combe-Grenal (Dordogne, France). Quaternary International 350: 227-240.

5 – Maíllo-Fernández, J. M., Cabrera-Valdés, V., Bernaldo de Quirós, F. 2004. Le débitage lamellaire dans le Moustérien final de Cantabrie (Espagne) : le cas de El Castillo et Cueva Morin. L’Anthropologie 108: 367-393.

6 – Rios-Garaizar, J., Eixea, A., Villaverde, V. 2015. Ramification of lithic production and the search of small tools in Iberian Peninsula Middle Paleolithic. Quaternary International 361: 113-130.

7 – Roussel, M., Soressi, M., Hublin, J-J. 2016. The Châtelperronian conundrum: Blade and bladelet lithic technologies from Quinçay, France. Journal of Human Evolution 95: 13-32.

8 – Ríos-Garaizar, J. https://arkeobasque.wordpress.com/2017/06/07/las-manos-del-neandertal-limitaban-sus-trabajos-artesanales/

Arqueólogas Molonas: Dorothy Garrod (1892-1968)

No soy nada innovador con este texto, ni siquiera en la elección de la protagonista de este post. Sin embargo existen razones. Mi vida académica ha sido marcada vivamente por la enseñanza de varias excelentes profesionales: Vicky Cabrera, Matilde Múzquiz o Marta Mirazón, por poner los ejemplos más relevantes. Otras, solo me han influido con su legado y ejemplo. Dorothy Garrod es, sin duda, la que más profundamente me ha impresionado.

Pese a ser una de las investigadoras que más hicieron por el Paleolítico tal y como lo conocemos hoy, su figura ha quedado postergada a un segundo plano, cuando no condenada al ostracismo y, por eso, sigue siendo una completa desconocida incluso para los estudiantes de Prehistoria y Arqueología de nuestro país.

Dorothy Annie Elizabeth Garrod fue la primera mujer en ser catedrática en la prestigiosa universidad de Cambridge en el Reino Unido y realizó trabajos de campo en lugares tan significativos y relevantes como Gibraltar, sur de Inglaterra, Francia, Palestina, el Kurdistán iraquí o Bulgaria. Allí excavó yacimientos claves como Kent’s cavern, Devil’s Tower, El Wad, Mugharet el-Emireh, Kebara, Skhul o Tabun. Colaboró estrechamente con personalidades como el abate Breuil, formó parte de numerosas instituciones, entre ellas la British Academy, asociaciones y comisiones de investigación, Así mismo, definió tecnocomplejos como el Chatelperroniense, el Gravetiense, el Natufiense o el Creswelliense, términos que, además, fueron acuñados por ella.

Sin duda, Garrod debe ser recordada por la sistematización del Paleolítico Superior inicial en Europa (1), por sus estudios en El Wad y Tabun, con la impresionante “necrópolis” natufiense en el primero y los restos de neandertal y musteriense en el segundo (2).

También ha de ser reconocida por el equipo de colaboradores o personas a las que influyó. Theodore McCown y Francis Turville-Petre fueron sus manos derechas en Monte Carmelo, pero también Jacquetta Hopkins (después especialista en la época minoica), Joan Crowfoot Payne, Diana Kirkbride, and Lorraine Copeland (una de las voces clave para estudiar el Musteriense levantino), colaboró entre otras con personalidades como Gertrude Caton-Thompson (imprescindible firma si se quiere saber algo sobre el Ateriense), Dorothea Bate, Elinor Wight Gardner entre otras (3). Además, Garrod solo contrató a mujeres locales para sus trabajos de excavación (4) e introdujo ciertas novedades metodológicas como la filmación de algunos descubrimientos.

Dorothy Garrod no es una arqueóloga más, desde mi punto de vista es una de las personas capitales para entender el Paleolítico moderno. No por menos, la universidad de Cambridge, cuando cumplió 800 años, la incluyó entre los personajes ilustres de la institución, junto a personalidades como Darwin, Newton, Rosalind Franklin (la otra mujer del plantel, descubridora real del ADN), Krik y Watson (para muchos los usurpadores descubridores del ADN) o Lord Byron entre otros pocos.

Dorothy Garrod c. 1913. Imagen de libre acceso

Dorothy Garrod c. 1913.
Imagen de libre acceso

Para saber más:

  1. Garrod, D.A.E. 1938. The Upper Palaeolithic in the Light of Recent Discovery. Proceedings of the Prehistoric Society 4, 1-26.
  1. Garrod, D.A.E.; Bate, D.M.A. 1937. The Stone Age of Mt. Carmel: vol 1. Oxford: Claredon Press.
  1. http://trowelblazers.com/dorothy-garrod-2/
  1. Davies, W. 1999. Dorothy Annie Elizabeth Garrod: A short Biography. En Davis y Charles (eds.): Dorothy Garrod and The Progress of the Palaeolithic. Owbow books, pp. 1-14.

Construcciones bajo tierra.

Un grupo de arqueólogos dirigidos por Jacques Jaubert, uno de los profesionales más serio y riguroso de los que conozco, acaba de publicar en Nature el estudio de unas estructuras circulares realizadas con estalagmitas, con restos de hogares y con una serie de dataciones de 176.5 Ka (1). En estos momentos, el único humano que habitaba Europa era neandertal.

El hallazgo nos permite centrar el foco en varios aspectos básicos como son el control (no solo el uso) del fuego y dominio sobre la fauna cavernaria, pero también abre la puerta a la interpretación de las capacidades cognitivas y simbólicas de esta población humana. Las estructuras están a 300 metros de lo que se considera la entrada de la cueva, la cual se cegó pronto permitiendo la preservación de los restos estudiados.

Que los neandertales realizaban estructuras de habitación y controlaban el fuego no es algo nuevo. De las primeras, a vuela pluma, podemos citar los ejemplos de Vilas Ruivas o Cueva Morín, de las segundas, citar las evidencias de hogares en yacimientos habitados por neandertales sería una labor interminable. En definitiva, nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, el hallazgo de Bruniquel nos lleva a las profundidades de una caverna y a los momentos iniciales del Paleolítico Medio, donde las evidencias de estructuras era nula y de hogares más limitada.

Solo en este plano el hallazgo tendría la importancia que se ha concedido, pero no debemos olvidar que abre una interesante puerta a las capacidades cognitivas y simbólicas de las poblaciones neandertales. ¿Por qué uno o varios grupos de neandertales hicieron estas estructuras? Sin duda, todos pensamos en cuestiones rituales, algunos han llegado a hablar de ritos religiosos. Una de las cuestiones capitales es ¿por qué no? Pero como bien apunta J.J. Hublin ¿Cómo podemos probarlo? (2)

Las evidencias simbólicas de los neandertales son cada vez más conocidas y la evidencia empírica muestra un corpus cada vez más amplio y sólido. Las garras de rapaces empleadas como objetos de adorno en Fumane, Krapina o Gibraltar (3, 4, 5), el grabado de Gorham’s cave (6), el uso de colorantes (7) son algunos ejemplos, pero también la elaboración de una compleja tecnología y herramientas donde se incluyen piezas enmangadas, entre ellas puntas de lanza (8, 9).

Como apunta Marie Soressi, la falta de evidencias simbólicas de los neandertales puede estar asociada a un problema de visibilidad, de preservación (10), es decir, tafonómico. Posiblemente muchas evidencias de este simbolismo se hayan perdido por el camino. Además hay otra cuestión que creo debemos destacar, quizás no somos capaces de ver el simbolismo de los neandertales aún teniéndolos enfrente porque no comprendemos el código que lo traduce.

Hace quince años este trabajo no hubiese visto la luz y, de haberlo hecho, la vieja guardia defensora de que los neandertales eran unos seres obtusos hubiese empleado toda su artillería. En este sentido, el profesor Dibble le ha restado importancia al hallazgo argumentando que estructuras de habitación ya las hacen los primates y que le hubiese gustado que los fragmentos de estalagmitas fuesen del mismo tamaño para creerse la concepción compleja tras las estructuras estudiadas (2). Lamentablemente, los argumentos son de tan escaso peso como para ser tomados en serio.

Los neandertales eran otra humanidad, una humanidad con un comportamiento económico, social y simbólico que cada vez entendemos más complejo y cuyo estudio, menos mal, nos va a seguir sorprendiendo.

 

Páginas desdeJaubert&al_Neand-constructions-BruniquelCave.Nature2016(18291)

créditos: Nature

Referencias:

  1. Jaubert et al. 2016. Early Neanderthal constructions deep in Bruniquel Cave in southwestern France. Nature http://www.nature.com/nature/journal/v534/n7605/full/nature18291.html
  1. Callaway, E. 2016. Neanderthals built cave structures — and no one knows why. Nature http://www.nature.com/news/neanderthals-built-cave-structures-and-no-one-knows-why-1.19975
  1. Peresani et al. 2011. Late Neandertals and the intentional removal of feathers as evidenced from bird bone taphonomy at Fumane Cave 44 ky B.P., Italy. PNAS 108 (10): 3888–3893 http://www.pnas.org/content/108/10/3888.full.pdf
  1. Radovčić D, Sršen AO, Radovčić J, Frayer DW (2015) Evidence for Neandertal Jewelry: Modified White-Tailed Eagle Claws at Krapina. PLoS ONE 10(3): e0119802. doi:10.1371/journal.pone.0119802
  1. Finlayson C, Brown K, Blasco R, Rosell J, Negro JJ, Bortolotti GR, et al. (2012) Birds of a Feather: Neanderthal Exploitation of Raptors and Corvids. PLoS ONE 7(9): e45927. doi:10.1371/journal.pone.0045927
  1. Rodríguez-Vidal, J. et al. 2014. A rock engraving made by Neanderthals in Gibraltar. PNAS 111(37): 13301–13306. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4169962/
  1. Roebroeks, W. Et al. 2012. Use of red ochre by early Neandertals. PNAS 109 (6): 1889–1894 http://www.pnas.org/content/109/6/1889.full.pdf
  1. Boëda, E. et al. 2002. Bitumen as Hafting Material on Middle Paleolithic Artifacts from the El Kowm Basin, Syria. EN: Neandertals and Modern Humans in Western Asia, 181-204.
  1. Rots, V. 2011. Tool Use and Hafting in the Western European Middle Palaeolithic.  Bulletin de la Société royale belge d’Études géologiques et archéologiques. Le Paléolithique moyen en Belgique. 277-287 http://www.academia.edu/5241225/Tool_use_and_Hafting_in_the_Western_European_Middle_Palaeolithic
  1. Soressi, M. 2016. Neanderthals built underground. Nature doi:10.1038/nature18291 http://www.nature.com/nature/journal/v534/n7605/full/nature18440.html

 

Manos grandes, piedras pequeñas

Pese a salir en prensa cuando el hallazgo fue publicado, a mediados de 2015, no apareció en ninguno de esos rankings tan habituales al final de cada año por las redes sociales. Me extrañó bastante y me hizo pensar en la importancia de tener presencia en las mismas. Esto también implica que si tienes un buen motor en las mismas, puedes hacer muy visible estudios no tan relevantes, de esos que se acompañan de la manida frase de muchos medios: “hay que reescribir los libros de Historia”.

No se si el hallazgo que vamos a citar ahora será para tanto, pero bien podría serlo.

Olduvai (Tanzania) es, sin duda, el yacimiento más reconocible para la ciudadanía y un mito para aquellos interesados en la evolución humana y, francamente, es para ello. Nos proporciona una visión a nuestro pasado de los últimos 2,1 Millones de años con ocupaciones hasta las últimas fases de la Edad de Piedra dividido por Lechos, siendo el Lecho I el más antiguo. En éste, culturalmente dominado por el Olduvayense, la primera industria lítica humana reconocida claramente, han aparecido restos de Zijanthropus boisei y de Homo habilis.

En este marco, en uno de los yacimientos de la Garganta, el denominado Philip Tobias Korongo (PTK), apareció una de las escasas falanges humanas del registro fósil asociada a Olduvayense y a abundante fauna. El fósil se denomina OH86 (Olduvai Human 86). Este yacimiento se ha datado en 1.84 Millones de años y su estudio ha revelado una muy interesante conclusión: la falange es humana y su tamaño y morfología se asocia más con humanos modernos que con chimpancé, gorila, macaco o papión, con los que se ha comparado al no existir esta falange en otras especies. ¿Qué significa esto? Nada más y nada menos que un tipo humano, con un esqueleto postcraneal similar al nuestro, era contemporáneo en la región a Homo habilis y Zijanthropus boisei.

Las implicaciones de esta conclusión son interesantísimas y abre nuevas líneas de investigación y aviva ciertos debates un tanto apagados. ¿Quién era este nuevo humano? ¿Es Homo erectus? Si lo es, ¿Tuvo algo que ver con el Olduvayense? Si así es, ¿cuál fue el papel jugado por Homo habilis en las primeras industrias. No son cuestiones baladíes, algunos investigadores consideran que los habilinos no estaban preparados físicamente para tallar, ni para cazar presas del tamaño del Pelorovis (de más de una tonelada). Por tanto, este hallazgo supone que no debemos dar nada por sentado y que, por suerte, nos queda mucho por conocer.

 

mano 2

(a) Plot showing the two major axes of proximal phalanx V form variation (that is, shape and size space). Major taxonomic groups can be distinguished (using convex hulls); OH 86 is the earliest fossil specimen within the human variation. (b) UPGMA cluster analysis summarizing eight dimensions of phalangeal form space: OH 86 is the oldest specimen within the Homo cluster. The cophenetic correlation coefficient is high (0.8681), indicating that the dendrogram is faithfully preserving the pairwise distances between the original dimensions. (These analyses exclude OH 7 because this hand skeleton does not preserve complete proximal phalanges32.)

 

Referencias:

Domínguez-Rodrigo, M. et al. Earliest modern human-like hand bone from a new 41.84-million-year-old site at Olduvai in Tanzania. Nat. Commun. 6:7987 doi: 10.1038/ncomms8987 (2015). http://www.nature.com/ncomms/2015/150818/ncomms8987/full/ncomms8987.htm

Créditos de imagen: Nature Communications

 

Altamira, abonada a la polémica.

Altamira parece que no quiere, o no le dejan, vivir tranquila. La Capilla Sixtina patria, la que rompió los esquemas de la Prehistoria a finales del XIX, vuelve por goteo a estar sistemáticamente en los medios. La razón es bicéfala: la apertura del original y la gestión del Museo/cueva.

Recientemente el Consejero de Innovación (sic) e Industria de Cantabria se desmarcaba con unas declaraciones sobre que “mucha gente pagaría lo que fuese” por visitar Altamira1, abriendo la posibilidad de subastar varias entradas al mejor postor. Fue obvio el revuelo en la prensa nacional y el propio Consejero rectificó, a medias, como suelen hacer los profesionales de la política, su propia propuesta, alegando que se malinterpretó la misma y “Si el presidente entiende que (la idea) no es adecuada, no es adecuada y punto. Él (Revilla) siempre tiene razón”2. Sin entrar a valorar el sistema de funcionamiento de la política cántabra, no considero que la propuesta del Consejero fuese motu proprio.

En paralelo, el director del programa para el estudio de la cueva, Gaël de Guichen, favorable a la apertura de la cueva, vuelve a declarar en los medios que ha de abrirse la cueva y, extralimitándose a sus funciones de conservador, está de acuerdo en cobrar entradas VIP3.

El pasado 16 de Febrero se reunía el Patronato de la cueva y ha decidido estudiar la posibilidad de ampliar el número de visitantes y el sistema para obtener la entrada por otras vías que no sean el sorteo actual. En la rueda de prensa realizada por el Secretario de Estado de Cultura y el Presidente regional, este último sugería que “figuras de relieve mundial pudieran entrar en Altamira como alguna excepción que tendría que estar perfectamente detallado el por qué”4. A medio plazo tendremos aumento de visitantes y a largo, entradas VIP y no hace falta tener una bola de cristal para saberlo10.

Los medios de comunicación llevan meses bombardeando sobre la posibilidad de la apertura del original, pero olvidamos que hay estudios muy argumentados, tomando muestras entre 2002 y 2012 y cuyas conclusiones fueron publicadas en Science, que concluyen de manera taxativa que la apertura del original sería su propia destrucción5. Sin embargo, el informe completo, solicitado por el Ministerio de Cultura, no se conoció en su totalidad hasta el año pasado. Por el contrario, éste aprobó un nuevo proyecto dirigido por Gaël de Guichen, entre 2012 y 2014, que sí aconseja su apertura y que sí se hizo llegar a la opinión pública inmediatamente6.

Por otro lado, las fuerzas vivas cántabras, léase Consejero, empresarios, etc., consideran que la apertura del original dinamizaría turísticamente la región. De hecho, para el Consejero de Innovación, el objetivo parcial ya está conseguido porque se ha hablado mucho de Altamira estos días en la prensa2. Que hablen aunque sea mal. Si observamos las cifras de visitantes del Museo de Altamira vemos que estos subieron de 2014 a 2015, de 245.473 a 263753. Me informan desde el Museo de Altamira (vía Twitter) que este incremento no está directamente relacionado con el sorteo y la entrada al original.

Entonces, ¿cuál es el interés real para que el original, sí o sí, se abra al público? ¿Por qué esta obcecación? ¿Por qué la prensa apoya, en ocasiones de manera sutil, en otras con brocha gorda, la apertura de la misma*?, ¿Por qué se descalifica la costosa y espléndida réplica de la cueva?, ¿Tendrá todo que ver con que la titularidad del museo y de la cueva es estatal y no autonómica? y ¿Por qué la comunidad científica, salvo honrosas excepciones, se mantiene en silencio7,8 ?

Realmente son preguntas a las que no encuentro respuesta. Sin embargo, entre tanta pelea, rifirrafes, globos sonda y silencios, quizás debamos recordar que Altamira es Patrimonio de la Humanidad desde 1985 y que estar dentro de esta calificación supone defender y desarrollar los postulados que la rigen. El art. 4 de la convención de la UNESCO para la protección del Patrimonio dice: Cada uno de los Estados Partes en la presente Convención reconoce que la obligación de identificar, proteger, conservar, rehabilitar y transmitir a las generaciones futuras el patrimonio cultural y natural situado en su territorio, le incumbe primordialmente9. Por tanto, esto es lo debería asegurarse ante todo. Hacer caja a sabiendas de la destrucción del Patrimonio, como argumentan algunas personas que se haga con Altamira, no nos diferencia, en lo que al Patrimonio se refiere, de los que volaron los Budas en Afganistán.

* En la referencia 1 podemos leer un pie de foto muy poco subliminal.

Referencias

  1. http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201601/04/gobierno-plantea-subastar-mucho-20160104114734.html
  1. http://www.eldiario.es/norte/cantabria/ultima-hora/consejero-Turismo-entradas-Altamira-generado_0_471053205.html
  1. http://www.elcorreo.com/bizkaia/culturas/201602/22/expertos-aseguran-visitas-danan-20160222000902.html
  1. http://www.elmundo.es/cultura/2016/02/16/56c370ceca474169028b468b.html
  1. Sanz Jiménez, C. et al. 2011: Paleolithic Art in Peril: Policy and Science Collide at Altamira Cave” Science, 7 October, Vol. 334: 42-43.
  1. http://ipce.mcu.es/pdfs/Programa_Investigacion_Altamira.pdf
  1. http://elpais.com/elpais/2014/09/20/opinion/1411235330_282174.html

8.http://cultura.elpais.com/cultura/2016/01/05/actualidad/1451995368_549746.html

  1. http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13055&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
  1. http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201602/18/revilla-visitas-altamira-aumentar-20160218134854.html